perfiloplastia de nariz, pomulos, menton y mandibula

Perfiloplastia

Perfiloplastia

La perfiloplastia consiste en corregir mediante la cirugía las facciones que condicionan el perfil del rostro: nariz, mentón y pómulos. Así, se pueden combinar y practicar a la vez una rinoplastia, una mentoplastia, una malarplastia o una frontoplastia.

  • La rinoplastia puede ser simple o compleja, según se tenga que retocar la parte móvil (cartílago) o fija (hueso) de la nariz. Cabe destacar que no siempre la rinoplastia es reductiva, sino que a veces se requiere el aumento de la nariz.
  • La mentoplastia permite reducir o aumentar el mentón, ángulos mandibulares o toda la barra mandibular, según sea la necesidad para dar al rostro el equilibrio deseado.
  • La malarplastia corrige los pómulos generalmente aumentando su volumen con pequeñas prótesis.
  • La frontoplastia permite corregir la forma de la frente no deseada.

Aunque el procedimiento básico de la perfiloplastia es el que se ha descrito anteriormente, el ámbito de esta intervención es tan amplio como amplio es lo que entendemos por perfil, de manera que puede afectar desde la frente hasta la papada. Por esta razón, las técnicas relacionadas con la perfiloplastia pueden ser múltiples y pueden comprender también desde pequeños injertos o rellenos hasta la miniliposucción en zonas específicas.

PERFIL DEL PACIENTE

Personas descontentas con el perfil de su rostro o de alguna parte concreta de él.

En el caso de cambios de género, feminización o masculinización facial.

PROCEDIMIENTO

Cada caso de perfiloplastia es distinto y comportará un tipo de intervención u otra.

Sin tener en cuenta los retoques finales y las zonas blandas, consideraremos en este apartado sólo frente, nariz, mentón y pómulos, facciones de máxima relevancia en el rostro.

DURACIÓN DE LA INTERVENCIÓN

De 2 a 4 horas, según el grado de intervención

PROTOCOLO

Preoperatorio

  • Evaluación de la zona para determinar la adecuación del tratamiento
  • Seguir pautas concretas que determine el doctor
  • Analítica y pruebas sobre el estado cardíaco y respiratorio

Anestesia

  • Local y sedación, o general

Hospitalización

  • Ingreso de 24 h

Postoperatorio

  • Vendaje 24 h en frontoplastia, y mentón o mandíbula
  • Taponamiento nasal y férula protectora en rinoplastia
  • Medicación si se requiere, algún analgésico o antiinflamatorio
  • Revisiones obligatorias al cabo de unos días, de unas semanas y de unos meses, según evolución

Convalecencia

  • De 5 a 10 días
  • Vigilar de no recibir golpes en la zona tratada
  • No hacer deportes de riesgo hasta transcurrido un mes
RESULTADOS

Cambio estético evidente des del primer momento

Aspecto definitivo a partir del primer mes de la intervención

Aspecto rejuvenecido y mejorado

Mejora del perfil psicológico y la autoestima del paciente

GRADO DE DIFICULTAD

Intervención mediana

NIVEL DE RIESGO

Bajo

Riesgos propios de la intervención: suelen ser mínimos, pero a veces ocurren defectos en la osificación que pueden requerir algún retoque

Riesgos de toda intervención: hemorragia, infección, alteración de la cicatrización

Sea cual sea tu caso, no dudes en consultarnos
Clínica Sanza, calidad de servicio
Ven a vernos sin compromiso o contacta con nosotros